Especial

La moda en Medellín, 25 años en primavera

Todos los días, desde muy temprano, por las calles de Medellín desfilan mujeres y hombres en todas direcciones. La pasarela no es lineal, nada lo es en una ciudad donde todo varía, pues incluso su temperatura, que en promedio es de 22 grados centígrados, puede alcanzar hasta los 31. El clima, la religión, la profesión y la moda, como una expresión de la cultura, son factores decisivos para elegir la ropa a usar en cada nueva jornada. Justamente, la moda ha sido definida como el gusto colectivo y cambiante en el tiempo frente a las prendas de vestir y sus complementos. Sin embargo, ella está sujeta a muchas condiciones, no ajenas a una ciudad que, históricamente, ha sido conocida por su vocación textil en el país.

Por: Laura Milena Cárdenas Ceballos


Creaciones y sucesos

En el año 1993 la política de Apertura Económica, puesta en marcha durante la administración presidencial de César Gaviria, fue un hito relevante para los mercados nacionales, particularmente para la moda, porque abrió para textileros y confeccionistas la posibilidad de exportar e importar, ya que rompía con la estrategia de corte proteccionista que había caracterizado las relaciones comerciales de Colombia con el resto del mundo desde la década de 1930.

Si bien ya se tenía toda una base industrial en términos de producción y confección con empresas como Fabricato, Coltejer, El Cid y Leonisa, es para principios de la década que empezó a consolidarse más el sector, cuando entidades como el  Instituto para la Exportación y Moda  -Inexmoda, que llevaba alrededor de cinco años de creación, incentivaron mucho más la exportación y negociación de prendas y textiles con las ferias más importantes de moda en el País: Colombiatex y Colombiamoda, mientras que otras, nacidas un poco antes que Inexmoda, como INforma Models, cubrían la necesidad que tenía la ciudad de formar modelos profesionales que fueran la imagen de las campañas publicitarias de esas empresas.

En los años siguientes se dieron muchas construcciones, vinieron múltiples retos y reinvenciones del sector. Pero otro factor vuelve a marcar esta industria, cuando entre 2008 y 2010, el País vive una crisis económica directamente ligada con la depreciación del dólar. No obstante, es primario afirmar que la baja o alza de esta moneda repercuta negativamente en el sector, pues Colombia no es productor de materias primas, o por lo menos, no con un nivel de industrialización que abastezca el territorio.

Lorenzo Velásquez, director del Laboratorio de Investigación e Innovación de Inexmoda, piensa que hablar de las crisis de los últimos años es relativo: “Si analizamos, el sector desde hace 50 años está en crisis. Debemos preguntarnos ¿Cuál es el eslabón de la cadena de valor que está en crisis? Esta es una industria centenaria, que tuvo su gran apogeo en la construcción del edificio Coltejer o de mega fábricas como Fabricato, y después un declive de la producción textil tras la Apertura Económica. La cadena de valor de comercialización ha superado con creces a la cadena de valor de materias primas, esto se debe a que el mercado pasó de la manufactura al diseño, y del diseño al boom del retail y de las marcas”.

Del 2010 en adelante, también se da una situación particular con Venezuela por las crisis diplomáticas entre ambas naciones. El sector de la moda tuvo muy centralizada la comercialización y exportación hacía Estados Unidos y Venezuela, entonces en la nación vecina hubo empresas colombianas que no solo comercializaban, sino que tenían unidades productivas para abastecer ese mercado. Ellas se desestabilizaron en ese momento.

Las tendencias en la década de los años 90

La moda de los años noventa es compleja. Vista en retrospectiva fueron los años del grunge, no era la primera vez en la historia que la moda juvenil y contestataria escalaba las altas esferas de la moda. “Pronto diseñadores como Marc Jacobs y revistas como Vogue, tuvieron en sus colecciones y editoriales un toque de mugre mezclado con sofisticación, motivado por la corriente musical de Seattle que tenía en Kurt Kobain de Nirvana y Krist Novoseli, a sus más importantes representantes. Fueron los años donde cada temporada estaba de moda el renacer de una década pasada, y en eso los años 60 y 70 resultaron seductores, y los 80 simplemente atroces”, afirma William Cruz Bermeo, docente de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Desde otra óptica, Camila Russi, diseñadora en la marca Tennis, reconoce que los años 90 han sido definidos como una época en la que no se marcaron estilos, sino que las personas quisieron poner sellos desde su individualidad, “Uno de los mayores cambios que se dio de los 90 al nuevo milenio, fue que antes la moda duraba por ciclos, mientras que ahora cambia muy rápido. Ya se habla de ciclos que se repiten con un nuevo estilo. Esa época también fue muy retro, los hombres utilizaban pantalones Levi´s, rectos, apretados, de algodón y las camisas eran muy coloridas, de flores y predominaban los colores primarios, como el naranja, amarillo, y el fucsia. Para las mujeres se usaba todo lo que era bota recta y en la parte de arriba, buzos con mucho color. Surgió la moda unisex, que hizo un cambio en la forma de vestir de hombres y mujeres”.

¿Y la academia, qué papel ha tenido?

Hace 25 años, la academia colombiana todavía no estaba preparada para generar diseño de alta calidad, apenas se estaban gestando los primeros programas de formación profesional en esta disciplina. No obstante, los procesos de educación formal no tuvieron crecimientos en áreas sino en profesionalización. Se pasó de niveles técnicos y tecnológicos a niveles profesionales, se empezó a hacer consciencia de que la moda no solo se hacía, sino que se pensaba y estudiaba. “En términos de instituciones, algunas muy fuertes en esa época, fueron desapareciendo, como el Politécnico Nacional y la Escuela de Diseño Proyectual; mientras que otras se consolidaron con tecnologías como el Sena, la Escuela Arturo Tejada, la Escuela de Diseño Técnico y el Pascual Bravo; y a nivel profesional la Universidad Salazar y Herrera, la Colegiatura y la Universidad Pontificia Bolivariana”, afirma la jefe del programa de Diseño de Modas en la Colegiatura, Mónica Laverde.

En cuanto a la formación textil, esta académica piensa que hay unos avances significativos, dado que ya se ofrecen posgrados especializados en ciertos temas, como la maestría que oferta la Universidad Pontificia Bolivariana en Diseño de Producto con Textiles Tecnológicos, pero que aún falta mucho.

“Nosotros hemos sido más fuertes académicamente en la formación de confección y diseño, mientras que lo textil ha sido más jalonado por las empresas, pues eso tiene una implicación económica muy alta porque producir las fibras y los insumos cuesta mucho”, continúa.

Desde otro punto de vista, también es propio de la academia, volver a repensar si la industria de la moda ha sido y es incluyente en cuanto al género y las clases sociales. “En términos académicos y laborales siento que este sector ha sido incluyente. El estigma ha sido más desde lo social y cultural. En la década de los 90 y años antes, fue muy fuerte, ya que labores de diseño y confección,   históricamente se le han dado a la mujer. Hoy no. En cuanto a las clases sociales la ciudad ha trabajado en temas de inclusión, puesto que mediante becas se puede acceder a universidades que ofrecen programas profesionales de moda y textiles,”, puntualiza Laverde.

El modelaje, un punto clave

Ya que la moda está pensada para el cuerpo que la promociona, en la década de los 90 y los años siguientes, para la ciudad también estuvo claro que debía proyectar toda esa vocación textil, a partir de unos rostros carismáticos que fueran la imagen y figura de lo que se producía en diseño y confección. Margarita Gómez, directora de ventas y una de las fundadoras de INforma Models, la primera agencia de modelos en Colombia, evoca aquellos días:  “Nacemos y crecemos a partir de esa necesidad del sector de tener una agencia de modelos bien fundamentada, porque en esa época simplemente llamaban a las modelos y las contrataban, pero no había ningún tipo de vinculación, ni agencia, ni  productores. Por eso llegamos nosotros con dos áreas de trabajo: agencia de modelos para descubrir esas grandes mujeres y esos grandes famosos hombres que tuvimos y que tenemos en el modelaje y productores de moda para hacer esas grandes producciones como Premier 87, las Giras de Coltejer y Fabricato que se dieron antaño”.

Por esos días, el país empezó a conocer grandes talentos como los casos de las modelos Gloria Saldarriaga, Tala Restrepo, Tuti Barrera y Tatiana de los Ríos, entre otras. Curiosamente en esa época las modelos eran quienes tenían el reconocimiento, más que las marcas, se hizo una transgresión de convertir en íconos a las modelos y después se fueron legitimando las marcas.

Las pasarelas y los desfiles también marcaban diferencias. Las modelos posaban más, se hacían coreografías, giros y eran muy elaboradas. Entrado el milenio se generaron cambios, pues se implementó el vídeo, la fotografía y las pasarelas se volvieron más serias, sin perder importancia.

En cuanto a la proyección que con el modelaje tiene ante el mundo la ciudad, Margarita Gómez de INforma Models, piensa que Medellín está en un nivel muy alto, producto de tener muchos modelos paisas en el exterior en pasarelas de Milán, Barcelona, New York, Grecia, China. “Creo que tenemos la capacidad y ya rompimos el mito de que los modelos colombianos no llegaban a las grandes pasarelas, superamos temas como la estatura, el miedo de las modelos a viajar y el de las familias de que esto no fuera una carrera respetable”, concluye.

En 2018: Lo más In

Por estos días las tendencias varían. Para las mujeres son fundamentales los vestidos largos con boleros, ellos se volvieron imprescindibles en el clóset, y los kimonos, que son una prenda muy versátil porque no solo se pueden utilizar en la costa, sino también en climas fríos y templados, como complemento de moda que da el toque final a las prendas, como anteriormente lo eran las chaquetas.

Para los hombres volvieron las tendencias de los 90, las camisas estampadas, con flores; combinados con colores más claros, como el rosado que antes no usaban y los colores pasteles. El lino volvió con mucha fuerza, con cortes más retro que resaltan los hombros.

“Ahora se ven diseños arriesgados, se ha evolucionado en cuanto a los materiales, más afines a la naturaleza, al medio ambiente. En términos de ecología la gente tiene más responsabilidad, no utilizan 100% algodón, sino que se van por el polyester que también es muy importante en la estampación, cosa que antes no era posible en todas las prendas”, describe Russi, diseñadora en la marca Tennis.

Medellín capital de moda

Medellín no solo se ha consolidado por un proceso de internacionalización y puesta en marcha de un plan de desarrollo acelerado por parte de las alcaldías, sino también porque el 60% de la producción industrial en los años 90 se hacía en la ciudad, tanto de confecciones y manufactura de producto terminado, como textil.

Las ferias Colombiamoda y Colombiatex han sido grandes aliadas del gobierno local en la estrategia de internacionalización. Según Leonor Hoyos, directora de Conexión Inexmoda, “los visitantes nacionales e internacionales que tenemos cada seis meses, significan para la ciudad una alta derrama económica, proyectando el gasto que tiene un visitante en servicios, transporte y alimentación. Por ejemplo, para Colombiamoda 2017, tuvimos 56 mil 380 personas, y se cerraron expectativas de negocios por USD$179 millones, cifra que reitera el ejercicio dinamizador de la Feria y la importancia de la Industria Textil - Confección para la región.  Además, Siempre tenemos una ocupación hotelera superior al 95%. Nuestros eventos han permitido posicionar a Medellín y Colombia como centro de moda en Latinoamérica”.

 

Medellín como capital de moda ha estado en la búsqueda constante de mejorar esa industria, precisamente por la proyección y posicionamiento que ha tenido en el contexto internacional. Uno de esos cambios significativos ha sido que la ciudad ya cuenta con el primer laboratorio de calidad textil que ofrece servicios de pruebas bajo estándares internacionales, actualización, revisión y diseño de nuevos protocolos, desarrollo de nuevos productos textiles y asesoría técnica y científica, lo que permitirá a los empresarios poder competir con altos indicadores de calidad en mercados donde hasta ahora les era imposible llegar.

Retos y proyecciones

Diseñadores, empresarios y académicos opinan que la moda en Medellín debe apuntar a ser una industria que utiliza la analítica del consumidor para poder suplir sus necesidades, donde él sea el centro de la gestión empresarial, y muy encaminada a procesos tecnológicos de alto nivel. “No se trata simplemente de vender, sino poder solucionar problemas y ofrecer servicios más allá del producto”, aconseja Lorenzo Velásquez, y concluye que la industria tiene el reto de volverse tecnológica, conectada con las principales tecnologías, tales como la realidad aumentada e impresión 3D.

En cuanto al diseño, Camila Russi de Tennis, considera que la ciudad debe  evolucionar toda la parte textil y de estampación, los acabados, las fibras, las telas, para volver el mercado mucho más ecológico y mantener más el medio ambiente.

Por el sector del modelaje, Margarita Gómez de INforma Models dice que el país debe contratar modelos de Colombia, para que las campañas no sean con extranjeros.

Finalmente, Mónica Laverde cree que la ciudad debe atender los nichos ignorados, desde el vestuario, con producto diferenciado, como alguna vez se hizo con el tema de las tallas grandes, que generó todo un movimiento. “Pienso que se debe fortalecer la investigación de moda, pues es esta finalmente la que determina qué está pasando culturalmente, las lógicas del consumidor en sus elecciones y las tendencias”.


Fecha: Todo el mes  |  Detalle de Fechas
Comparte este artículo

Más Artículos

Regala conocimiento y cultura en Navidad

Llegan las fechas más especiales del año, donde el intercambio de regalos es una muestra de cariño hacia las personas que nos r...


ENCUENTRA TU MEJOR PLAN

Búsqueda Avanzada
Calendar
Title and navigation
<<<diciembre - 2018>>>
diciembre - 2018
lmmjvsd
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31